Política

El misterio de Silver Lake: El arte de hacer fantasías extravagantes | La Crónica de Hoy

Globovision
Argentina: Sergio Massa logra acuerdo para respaldar candidatura de Alberto Fernández a la presidencia

Al mundo le hacen falta más directores como John Cameron Mitchell: Que no teman a experimentar con su creatividad. En tiempos en los que los  blockbusters son apabullantes en las salas de cine, en los que vemos decenas de comedias con el mismo tono insípido y en los que el cine está dividido en los extremos entre ser un arte exquisito o un producto comercial, llegan cineastas como Cameron Mitchell a refrescar el abanico de propuestas. Desde su primer filme  El mito de la adolescencia  (2010), se ha encargado de usar la lente al servicio de un espíritu adolescente; sin embargo, aunque en el desarrollo de su obra se siente una aceptación del dolor un tanto ingenua, lo interesante es que ha tomado esa visión para jugar con géneros cinematográficos de una manera sorprendente. Su obra ha sido una trilogía de fantasías extravagantes.

Cabe recordar que su segundo largometraje fue un fenómeno mundial.  Está detrás de ti  (2014) se colocó rápidamente como uno de los grandes referentes del cine de terror de los últimos años por la habilidosa forma de utilizar los códigos del género de una manera tan elegante como espeluznante. En ese filme llama la atención la forma en que utiliza elementos como la ternura en un espacio en el que parece, no debería caber. Ahora, John Cameron Mitchell se pone a prueba en otro género. Nos presenta en  El misterio de Silver Lake , un filme neo noir , que en el fondo es un rompecabezas de los ensueños que tiene un fanático del cine de misterio y el cine de David Lynch, mientras trata de vencer el aburrimiento. Esto podría entenderse de forma negativa, pero es todo lo contrario. Ese espíritu adolescente y travieso de Cameron Mitchell es lo que le da vitalidad, corazón y diversión a la película. Es una película que no se toma en serio, pero que se vuelve una experiencia gratificante. En su apartamento de urbanización prototipo de Los Ángeles, Sam (Andrew Garfield) anda por la vida muerto de aburrimiento. Ningún aliciente hasta ese día en que descubre a una nueva vecina sexy, deslumbrante, inquietante, misteriosa y, de repente, desaparecida. Y aún hay mayores rarezas esperando a Sam, porque por el barrio anda suelto un asesino de perros… Toda una locura que se vuelve un ramo de referencias cinematográficas, ya no sólo por el tono al estilo David Lynch, sino también por la sensación que da de ser una carta de agradecimiento a cineastas influyentes en Cameron Mitchell como Paul Thomas Anderson, Tom Ford y, por supuesto, el gran Alfred Hitchcock. Además, es impresionante la forma en que utiliza el surrealismo, la comedia y la animación de una forma tan alocada. También vale la pena reconocer a Andrew Garfield como un actor que en pocos trabajos se ha quitado la sombra de ser un pésimo Hombre Araña; su talento está más allá del género y en  El misterio de Silver Lake  reafirma que es capaz de sostener arcos dramáticos complejos como lo vimos en  Silencio , de Martin Scorsese, y  Hasta el último hombre , de Mel Gibson. Finalmente, sólo para dimensionar el placer que puede generar esta película hay que decir que ya forma parte de los mejores filmes del año y que ya espero con ansias volverla a ver.   Hombres de negro: MIB Internacional Director: F. Gary Gray (EU, 2019) En esta nueva aventura espacial que les espera se enfrentarán a la mayor y más internacional amenaza hasta la fecha: un topo dentro de la organización de los Men in Black. Para llevarla a cabo, la organización que regula la inmigración intergaláctica en nuestro planeta contará con dos agentes: la Agente M (Tessa Thompson) y el Agent H (Chris Hemsworth). A nivel comercial vivimos en la era del remake y las secuelas. Muy pocas valen la pena, muchas son olvidables y unas más no importa mucho lo que suceda con ellas. La nueva entrega de los Hombres de negro entra en el tercer grupo. Realmente no es un filme que aporte mucho, da entretenimiento decente, a veces se esfuerza demasiado en sorprender y ya, no aporta demasiado a la saga.     Tolkien Director: Dome Karukoski (EU, 2019) Biopic del escritor, lingüista y profesor universitario J.R.R. Tolkien (1892-1973), autor de  El Señor de los Anillos  y  El Hobbit  entre otras muchas obras. Tolkien explora los años de formación del escritor en su búsqueda de la amistad, el amor y la inspiración artística en el grupo de inquietos estudiantes del que forma parte. En este contexto se produce el estallido de la Primera Guerra Mundial, que amenaza con destrozar esta “asociación”. Todas estas experiencias inspirarían a Tolkien a escribir sus famosas novelas de la Tierra Media. Si bien el filme transmite un idealismo inspirador en la llegada a la madurez de un genio de la literatura, al final hay algo que le falta para terminar de impactar como merece… Sí, le falta algo que se llama pasión. Una biopic convencional.     Loco fin de semana Director: Kristoff Raczynski (México, 2019 Fede (Christian Vázquez) está muy triste por que terminó con su novia Mariana; sus amigos Memo (Oswaldo Zárate) y Carlos (Juan Pablo Castañeda) buscan animarlo para que le de vuelta a la página y salga así de su depresión. Le dicen que la solución es conocer a más mujeres, pero esa idea los meterá en un gran problema: una fiesta épica. Tengo que reconocer que hay algo que me sorprende de este filme y es que no es lo peor que he visto en el cine mexicano. Surgió con una idea de su director por demostrar que con poco presupuesto se puede hacer un filme de comedia que regularmente se ve en el país, y en términos generales lo logró: hizo otra pésima película, de las que tantas hay.        Imprimir