Internacionales

¿Un engaño? Expertos opinan sobre la entrega de tarjetas MedicFarma de Juan Sartori

Banco, Banquero, Venezuela, Caracas, Banco Activo, Activo, Banco

El equipo del precandidato nacionalista Juan Sartori visitó el viernes las casas de cientos de jubilados y pensionistas con un objetivo: dejar en sus manos la tarjeta MedicFarma, que forma parte de las principales propuestas de gobierno del empresario. 

La recorrida quedó plasmada a través de varias fotos publicadas en el Twitter del equipo de comunicación del empresario, en las que personas mayores posan sonrientes junto a sus tarjetas, que dejan ver sus nombres, cédulas de identidad y en un caso hasta credencial cívica y dirección. 

Desde la difusión de un video en el que Sartori promete entregar en mano a estas personas la tarjeta con la que se promete acceso gratuito a todos sus medicamentos en cualquier farmacia del país, las críticas surgieron.

Hoy acompañamos al equipo de tierra a contarle a los uruguayos sobre la tarjeta Medicfarma.

La misma comenzará su etapa de implementación el 1 de marzo del 2020 cuando @JuanSartoriUY asuma la Presidencia.

¡¡¡Gracias a todos quienes se sacaron una foto con las muestras!!! pic.twitter.com/INVX8k8GIJ

— Comunicación Juan Sartori (@comunicacionJS) June 14, 2019 En la parte trasera de MedicFarma se aclara que el plástico cobrará validez ”a partir del día que Juan Sartori tome posesión como presidente”. Sartori había lanzado esta propuesta el 6 de mayo en el club Verdirrojo del barrio Cerro. “Se acabaron los tiques, todos van a tener acceso sin costo al medicamento que necesitan”, dijo Sartori durante ese acto. 

Leé también

Precandidatos cuestionaron a Sartori por entrega de tarjetas MedicFarma Sin embargo, el propio programa del empresario devenido en político da una visión distinta a la promesa dicha en el club Verdirrojo. “Lanzaremos un programa de universalidad farmacéutica para jubilados y pensionistas (‘Medicfarma’) que permita, mediante la negociación centralizada nacional de las adquisiciones de medicamentos, abatir el costo de los mismos, en base a escalas decrecientes, según el monto de ingresos”, versa el documento oficial.

El equipo de prensa de Sartori dijo a El Observador  que las tarjetas equivalen a folletería, ya que aún no tienen validez.

Consultada al respecto, la exjueza civil y directora del Centro de Relaciones de Consumo, Dora Szafir, dijo que se podría estar incurriendo en una práctica engañosa, ya que hay una contradicción entre lo que dice el programa de gobierno, donde no se habla de medicamentos gratuitos para todos los jubilados sino de “escalas decrecientes según monto de ingresos” mientras que en las tarjetas dice claramente “medicamentos sin costo para jubilados y pensionistas”. ”Hay un engaño, están disimulando una cosa onerosa en algo gratuito”, apuntó. “Si la contraprestación va a existir, están mintiendo en la gratuidad”, agregó. 

Leé también

Cosse sobre los medicamentos gratis de Sartori: “Es demagogia” Según el programa de gobierno, existiría relación de consumo, por lo que Szafir indicó que podría haber sanción por parte del área de defensa al consumidor del Ministerio de Economía. 

¿Novedad? Actualmente es posible para todos los jubilados y pensionistas usuarios acceder a medicamentos sin costo si son usuarios de ASSE. “Eso es un tema de elección, pueden elegir ASSE en cualquier momento”, señaló su gerente general, Alarico Rodríguez. “Todos los pensionistas y jubilados de bajos ingresos tienen Fonasa y lo natural es que estén en ASSE“, añadió. Indicó que los usuarios no pagan ningún tique, ni consulta médica, ni tratamiento, ni estudio, ni medicamento”. Para el especialista en derecho informático Fernando Vargas, la entrega de tarjetas “no deja de ser un recurso comunicacional” carente de valor jurídico. Sin embargo, reparó en la obtención de datos personales de quienes recibieron las tarjetas. En las imágenes se ven los plásticos con los nombres ya impresos. ¿Cómo llegaron a estas personas? ¿Hubo consentimiento previo antes de generar tarjetas con sus nombres y entregarlas?

Según Vargas, habría una “violación clarísima” a la ley de Protección de Datos Personales en el caso de que el equipo de Sartori haya llegado a los jubilados a partir de bases de datos -por ejemplo, del BPS o un club- con información que no fue entregada con ese fin. 

“Quizás tengan una máquina que genera la tarjeta en el momento, como una impresora en la que decís tu nombre, documento y te la dan. Si es así, la gente está dando sus propios datos”, señala. 

Leé también

BROU investiga a funcionarios que trabajan cuatro días y cobraban cinco No obstante, explicó que siempre que las personas den datos, la otra parte -según el principio de finalidad de la Ley de Protección de Datos Personales- está obligada a informar qué hará con ellos y además, deberá registrar esa base de datos. “Si los guardan y archivan o generan una base de datos, deben informar que no son solo para las tarjetas, que después, por ejemplo, les enviarán folletos a la casa”, amplió. 

Para el abogado constitucionalista Martín Risso, el problema está en la creación de registros con los datos obtenidos de las personas “basadas en un engaño”. “Se aprovecha de la buena fe para ese registro que no se sabe para qué será utilizado, posiblemente para enviar propaganda de acá a las elecciones”, razonó.

El engaño, según Risso, estaría en el hecho de asegurar que con esa tarjeta se accederá a medicamentos gratis a partir del 1° de marzo de 2020 en caso de que Sartori asuma la presidencia. Para Risso, que esto se empiece a llevar a cabo el 1° de marzo “es absolutamente imposible”: “El engaño es muy claro. Se engaña a la población para obtener datos personales. El problema no es que pida datos, es que arme una base de datos y en base a engaño”, añadió. 

Lo que dice Sartori Sartori defendió su propuesta este domingo en una visita en el departamento de San José. Según dijo, está basada en “cálculos razonables”. “Tenemos un presupuesto de US$ 12.000 millones y estamos hablando de una tarjeta que solamente cuesta US$ 154 millones. Un gasto muy inferior a lo que han perdido las empresas públicas del gobierno por malas administraciones”, consigna un comunicado de su equipo de comunicación. El precandidato comparó Medicfarma con el costo de mantener el Parlamento. Se refirió a condiciones de “opulencia”, “lujo” y poco trabajo. Sin embargo, evitó referirse a la manera en que se difundieron u obtuvieron los datos de las personas incluidas en la campaña o de que los afiliados a ASSE ya cuentan con este beneficio. Tampoco explicó cómo se llevaría adelante esta propuesta de ser electo presidente.