Internacionales

Paraguay estudia ley para reforzar cárceles tras un motín que dejó 10 muertos

Miami, Estados Unidos, Venezuela, Caracas
Oltre un milione e ottocentomila famiglie povere, al Sud il 10%

ASUNCIÓN |

El Gobierno de Paraguay estudia la creación de una ley de emergencia penitenciaria para agilizar la construcción de cárceles de máxima seguridad y facilitar el refuerzo policial , después de que este domingo un enfrentamiento entre clanes criminales en el interior de una prisión dejara 10 muertos.

La lucha, protagonizada por miembros del Primer Comando Capital (PCC) y el Clan Rotela en la cárcel de San Pedro de Ycuamandyyu, al este del país, se saldó con seis fallecidos que fueron decapitados, tres incinerados y uno asesinado por arma blanca, así como nueve heridos.

El ministro de Justicia, Julio Ríos, informó hoy a los medios que el Ejecutivo trasladará mañana su propuesta a los diputados y senadores del Congreso Nacional con el objetivo de que la semana que viene puedan comenzar los trámites parlamentarios.

Además de la creación de la norma, Ríos advirtió que es necesario aumentar el presupuesto destinado por Hacienda al sistema penitenciario paraguayo para incrementar el personal de las prisiones, aunque no concretó el monto de la inversión.

El titular de la cartera de Justicia achacó la “crisis” que viven las cárceles paraguayas a la falta de construcción de nuevos centros, el crecimiento exponencial de la población penitenciaria y al aumento de las facciones criminales en las prisiones.

Según los datos del ministro, Paraguay cuenta con una “cifra récord” de reclusos que asciende a más de 16.800 personas , lo que provoca que “todas las penitenciarias tengan una superpoblación de más del 200 %”.

De esos presos, cerca de 400 forman parte del Primer Comando Capital (PCC), el grupo brasileño de crimen organizado que opera en la frontera entre ambos países.

Asimismo, el ministro reconoció que acabar con la corrupción del personal de seguridad de las prisiones paraguayas requiere una “lucha diaria”, aunque no adelantó ninguna acción para prevenir los casos.

” La forma de solucionar es cambiando al personal a medida que surjan los hechos porque presumimos la inocencia de todos. Mientras no tengamos pruebas al contrario, para nosotros son todos honestos e inocentes”, agregó.

Ríos afirmó que, se ha decretado la alerta en todas las penitenciarías del país, que actualmente están recibiendo cobertura de la Policía Nacional, mientras que dos de ellas cuentan con apoyo de fuerzas militares.

Sobre la crisis también habló hoy el presidente de Paraguay, Mario Abdo Benítez, quien calificó la situación de las penitenciarías como un “problema histórico” , derivado de las “neglicencias y la falta de inversión”.

El mandatario paraguayo se comprometió a llevar a cabo la próxima semana la adjudicación para la construcción de tres nuevos centros penitenciarios y plantear la puesta en marcha en el futuro de otros dos.

Asimismo, Abdo Benítez, ratificó que el ministro de Justicia va a continuar en su cargo tras los incidentes, que provocaron las destituciones del director del penal del San Pedro del Ycuamandyyu y del de Establecimientos Penitenciarios.